martes, 19 de mayo de 2015

POLÍTICA Y POLÍTICOS

Este año tendremos dos importantes citas electorales y vista la situación en la que se encuentra el país tras una crisis brutal que se ha cebado en la ciudadanía más modesta, el voto de cada uno va a tener gran importancia. Además se cierne ante los comicios una gran incertidumbre con la crisis de los grandes partidos y la proliferación de nuevas formaciones que intentan aportar nuevas visiones y un aire más renovado al juego político. 
En unos días llegará la primera cita electoral: las elecciones municipales y autonómicas. Echando un vistazo a las listas electorales que presentan las diferentes formaciones con opciones a tener representación en Castellón, observo con sorpresa la inclusión de gente joven, con una media de edad que ronda los treinta años y eso está muy bien. Hay que abrir las puertas a la juventud que seguro (esperemos que sin heredar los clichés de sus mentores) sean capaces de tener una visión renovada de la política que se base, principalmente, en un objetivo fundamental: el trabajo por y para la ciudad de Castellón, lejos de medrar personalmente en su carrera política o buscando intereses partidistas que beneficien a unos pocos en lugar de a unos muchos.
Algunos nombres de estos jóvenes políticos que veo en las listas  los conozco y he de decir que les aprecio, tanto a ellos a nivel personal como a sus familias y estoy total y absolutamente convencido de su ilusión y sus ganas de trabajar por nuestra ciudad, desvivirse por sus convecinos y por sus proyectos, alcanzando todas esas ideas utópicas que todos hemos tenido alguna vez en nuestra juventud, pensando que somos capaces de cambiar el mundo. Seguro que ha sido un orgullo que el partido llame a su puerta (en el caso de unos) o que una mayoría les haya votado en unas primarias (en el caso de otros). No esta de más decir que el hecho de que te elijan para ser candidato o candidata a gobernar tu ciudad debería ser un aliciente motivador e ilusionante. Pero la política es muy perra y no negaré que he tenido la tentación de pensar que su juventud y su inexperiencia en estas lides les haga dúctiles a las decisiones de quienes ocupan un escalafón superior en cuanto a poder político y al final acaben cayendo en la desidia, en la desilusión y todas aquellas ganas por transformar la ciudad, se queden reducidas a un mero trabajo que se base en ver pasar los días sentados en un sillón, votando lo que te manden en plenos y comisiones, sonriendo para la foto y cobrando un sueldo a final de mes. Esa es la cara más agria de la política, descubrir que ésta no se mueve por ilusión y principios, sino que hay muchos más tejemanejes escondidos que acaban con las ilusiones de quienes se meten en esto de buena fe. De ellos, gane quien gane, espero personalidad y responsabilidad y si se sienten manejados, que obren en consecuencia, siempre en beneficio de su ciudad. 

A los políticos locales, sean del color que sean, yo les pido cuatro cosas:

1.- HUMILDAD.- Parece que es algo que se ha perdido en política. Pensar que se tiene la verdad absoluta de las cosas resulta patético. Por tanto yo quiero unos políticos dialogantes, que lleguen a acuerdos con el resto de fuerzas políticas más allá de sus egos personales o de partido, teniendo siempre en el horizonte el lograr lo mejor para la ciudad y su gente. Reuniones con la gente, tomar el pulso a la calle, hablar, dialogar, empatizar,...todo esto hace más humano y más realista al político que estar encerrado en su despacho o departiendo únicamente con quienes le son afines. Eso es lo fácil, rodearse de cortesanos...pero gobernar para todos exige también el contacto con quienes no piensan como nosotros. Eso es humildad.

2.- TRANSPARENCIA.- No quiero ladrones ni corruptos y todas las medidas que se tomen para evitar que se cuele alguno, serán bienvenidas.

3.- DEDICACIÓN Y RESPONSABILIDAD.- Yo soy de los que pienso que la política debería ser un sitio de paso y no una profesión. Estar 4 u 8 años trabajando duro, desvivirse por cumplir unos objetivos y luchar por la gente, por su bienestar y por lograr una ciudad mejor para todos y todas. Tras ese paso fugaz, regresar a nuestra anterior actividad profesional, sea cual fuere. En esto vemos infinidad de casos de gente bastante incapaz, sin oficio ni beneficio conocido, que han tenido responsabilidad de gobierno...y la seguirán teniendo. Muy triste. Pero esos años de dedicación, que fueran de verdadera dedicación. Tener responsabilidad de gobierno, en cualquiera de sus niveles, no debería tomarse tan a la ligera. Gestionar lo público, decidir si esto de gasta aquí o allá, pensar que unas decisiones (buenas o malas) tienen una repercusión en la gente debería causarle tal responsabilidad que le exigiera una mayor prudencia a la hora de tomar cualquier tipo de decisión, por nimia que pudiera parecer. En un mundo ideal, solo los más talentosos y preparados deberían acceder a dirigir lo público, pero como hemos ido viendo a lo largo de los años, y salvo contadas excepciones, la mediocridad se ha asentado en las instituciones y para compensar, éstas deben cargarse de asesores. Estos son cargos de confianza o de nombramiento digital que no se si servirán para asesorar pero si para colocar a los colegas a cuenta del herario público. Si la incapacidad es del político, debería ser el político quien corriera con los gastos de sus asesores. Sería lo justo. 

4.- SENTIDO COMÚN.- Con independencia de haber elaborado un programa electoral digno y realista, el sentido común debería guiar en todo momento al gobernante. El sentido común se logra aplicando políticas coherentes, medidas lógicas, vengan de donde vengan y las proponga quien las proponga. 

Estas próximas elecciones se prevén muy reñidas. Por eso hemos de meditar muy bien a quien damos nuestra confianza. Cada voto cuenta y por eso antes de ejercer nuestro derecho, debemos pensar mucho nuestra decisión. No deberíamos formar parte de los votos agradecidos o cautivos que solo sirven para que la influencia de los partidos se convierta en sectaria, donde se piensa poco y se obedece mucho. Pero aún así, si tras estos días de reflexión, logramos encontrar una propuesta que nos guste, votemosla. Ahora bien, esta decisión tan complicada y esa cesión de confianza que hemos delegado no debería salirle gratis al político. Debe hacernos más críticos. Debemos exigir a quien gobierne el cumplimiento de sus compromisos, la humildad, la transparencia, la dedicación, la responsabilidad y el sentido común que, como ya he dicho, debería tener un buen gobernante. Y en caso contrario, invitarles a irse.  
   

sábado, 11 de abril de 2015

EL PRIMER PAS D'UNA LLARGA CAMINADA

Ahir a la vesprada va tindre lloc la presentació de la web de Col·lectius per la Cultura al Grau, la federació que amb tota estima i il·lusió hem creat sis associacions culturals del Grau per vore de potenciar la cultura al nostre poble. El projecte en si es altament il·lusionant, perque el que tracta és de sumar esforços, idees, projectes, propostes i unificar la manera de difondre la nostra cultura. Aixó de que "la unió fa la força" és una gran vertitat que ara se'ms revel·la com la oportunitat històrica d'apostar per organitzar la cultura grauera i aconseguir que aquesta siga l'eix vertebrador de la nostra societat. Que des de ben menuts aprenguem a treballar en grup, a esforçar-nos, a compartir, a lluitar per tot allò que creguem just, a respectar les nostres arrels, a tindre iniciativa, a prestar el noste temps de manera altruista, a ser més sensibles, a raonar, a respectar als demés i, en definitiva, a ser millors persones. I tot això ens ho aportarà la cultura i l'educació. Ens donarà uns valors que distaran molt dels que viu la societat actual, superficial i corrupta, on se't valora més pel que tens que pel que eres, on es busquen atalls en lloc de seguir el camí recte i on el benefici personal està per damunt del col·lectiu. Crec que si treballem en aquestos dos elements, educació i cultura, criarem una soicietat més sana, més solidaria, menys materialista y amb una gran estima pel nostre Grau.
La web de CCG és el primer pas d'una llarga caminada que encara ens queda per fer. Però el primer passet ja està donat. Ara cal que aprofitem aquesta ferramenta, que és la de tots, i fem que ens ajude per fer realitat els nostres objectius. Engolint-nos els egos, les diferències, les embejes i fem que aquest siga el projecte de tots i totes els qui estimem la cultura i estimem el Grau.

domingo, 11 de enero de 2015

REVISCOLANT LA IDENTITAT GRAUERA

D’un temps cap ací ens hem adonat de la pèrdua progressiva del nostre carácter identitari, aquell que ens definia com a grauers i que ens distingia de les poblacions del nostre voltant, incluida, com no, la capital.
Els grauers i les graueres de pro sentien un especial orgull pel seu poble, per la seua gent, per la seua història construida pel treball i l’estima d’antigues generacions. Ens omplia d’un sincer orgull “ser del Grau” i promoure tot allò que ens definia: poble generòs, fester, tradicional, mariner,… fent honor a la tant esmentada “idiosincràsia”. Malauradament tot això ho estem perdent. Pot ser són els nostres xiquets i joves que no han estat educats en l’estima a aquesta terra, pot ser és la filosofía de vida actual, individual i egoísta que només valora l’èxit personal, pot ser són els inmigrants que viuen amb nosaltres i que no acaben de sentir “l’apego” per la terra que els acull, pot ser son els nostres governants que no s’han preocupat per fomentar aquesta identitat o pot ser som tots nosaltres, els que sentim i estimem al Grau, que per desidia o comoditat ens hem oblidat d’aquestes coses, de ser els primers en transmetre l’esmentat orgull als qui no el senten o han deixat de sentir-lo.
Ara és el moment de reviscolar totes aquestes coses, ens trobem al límit de recuperar molt del que ja està perdut. Cal que incorporem les eines que ens dona el progrés, que agermanem les distintes cultures que formen part del Grau, que potenciem la cultura i l’educació, que mirem al futur amb honestitat, serietat i rigor, però sobretot, cal que tornem a sentir-nos GRAUERS I GRAUERES i que lluitem per defensar tot allò que ens defineix: passat, present i futur d’un poble que si no ens espavilem està condemnat a convertir-se en un lloc desbrafat, sense identitat, gelat i impersonal. Sé que retornar al Grau familiar, aquell dels malnoms i dels sopars a la fresca és senzillament impossible, però crec que necessitem una injecció urgent que reviscole moltes d’aquestes coses que han deixat de format part de les nostres vides. Recuperem-les.


martes, 27 de mayo de 2014

PESCADO PODRIDO

Un día me acerqué a la pescadería de mi pueblo a comprar unos jureles. El pescadero, con su característica amabilidad, me habló de las maravillas de sus jureles. Frescos, hermosos y ricos, muy ricos. Como hacía muchos años que conocía al pescadero confié en él y compré un par de aquellos maravillosos ejemplares.
Cual fue mi sorpresa al llegar a casa y preparar la cena. Aquellos jureles estaban podridos por dentro. La verdad es que me enojé, detestaba que me mintieran, eso me hacía sentir como un estúpido. No obstante, como hacía muchos años que conocía al pescadero y confiaba en él, decidí volver a la pescadería para pedirle explicaciones. Muy afectado, el pescadero me dijo que la culpa no era suya en absoluto sino de quien le traía el género, Cuando le pregunté porque no cambiaba de proveedor, me contestó que era el que tenía unos precios más competitivos y por tanto el que le dejaba un margen comercial más grande. Entendí su excusa y, como hacía muchos años que conocía al pescadero, decidí confiar de nuevo en él, a pesar de no haber asumido su responsabilidad ni haberme devuelto el dinero que pagué por los jureles. Aún así le compré unos langostinos que me aseguró que eran frescos. Y debian serlo, puesto que me costaron una fortuna. Esa misma noche invité a unos amigos a comer langostinos a la plancha. 
-Son frescos -les dije- me lo ha dicho mi pescadero que como hace muchos años que lo conozco confío en él. 
-¿El pescadero? Pues dicen que vive del trabajo de algunos pescadores inmigrantes, se aprovecha de su necesidad, les compra el género por muy poco dinero. Además, cuentan que paga sobornos en la lonja y ha logrado ser la pescadería más importante a base de hundir a su competencia con algunos trucos mo muy limpios -me dijo uno de mis amigos.
-Eso son solo habladurías, envidías de perdedores que tan solo quieren hacerle la competencia. Él es honrado por encima de todas las cosas -le defendí.
Zanjada la discusión nos dispusimos a dar cuenta del festín. Asé los langostinos en mi parrilla y los espolvoreé con sal. Cuando una fina capa dorada comenzó a cubrirles, los serví con diligencia y comenzamos a cenar. En cuanto separé la cabeza del primer langoistino, me di cuenta de que no era fresco. La cabeza desprendía un terribñe edor de amoniaco. El pescadero había vuelto a engañarme. Y esta vez mi grado de estupidez era aun mayor, puesto que había dado la cara por él ante mis amigos. Esto no iba a quedar así. Esta vez había ido demasiado lejos. 
Así que a la mañana siguiente fuí, totalmente indignado, a su pescadería dispuesto a decirle lo que pensaba de él y a exigirle que me devolviera mi dinero. Entré en la pescadería y me encaré con él. Le dije lo que me había pasado con los langostinos, le conté que confiaba en él y me había fallado, que no había tenido en consideración los muchos años que nos conocíamos. Que no sabía que le había pasado, pues al principio era atento, sincero y con ganas de servir a la comunidad con un buen género, pero con el tiempo se había vuelto egoísta, y en su afán desmedido por ganar dinero, había pisoteado todo a su paso. Era una sombra de lo que pretendió ser y todo por sentirse alguien superior al tener el favor de la gente, de sus clientes, a quienes había maltratado y vejado. Pero lo peor es que no le importaba. Tan solo quería mantener su estatus de poderoso empresario del pescado, aunque lo vendiese podrido. 
Tras mi alocución hecha, dicho sea de paso, desde el respeto y la tranquilidad, el pescadero señaló con su cuchillo un cartel que colgaba de una de las paredes de la pescadería y que decía así: "Reservado derecho de admisión": -Si no te callas y acatas mis normas -me dijo- ya te puedes largar o llamaré a la policía.
Además de un mentiroso y un estafador quería quitarme mi preciado derecho a la protesta. No quería escuchar lo que tenía que decirle.
Así que dí media vuelta y salí de la pecadería. Conforme me iba alejando giré la cabeza y vi a lo lejos al pescadero venderle unos jureles a una anciana, que le sonreía y al que seguro conocía hacía muchos años, por eso confiaba en él. Seguí mi camino y entré en una pequeña pescadería regentaba por un pescador y su esposa. 
Cuando te han vendido demasiadaas veces pescado podrido, ha llegado el momento de cambiar de pescadero.  

domingo, 27 de noviembre de 2011

GAVIOTAS

La entrada de los pesqueros en el puerto es todo un espectáculo con una estética brutal, en donde centenares de gaviotas sobrevuelan las barcas intentando comer el pescado que éstas van dejando a su paso. Aquí os dejo una muestra de este espectáculo en forma de fotografía, tomada en el Puerto del Grao de Castellón. Espero que os guste.

jueves, 4 de agosto de 2011

FOTOS DE ALBACETE 2011

Uno de los placeres más singulares que tiene dedicarse al mundo del teatro es la posibilidad de viajar y conocer distintas ciudades. Siempre que nos desplazamos, suelo llevar mi pequeña camara de fotos y en cuanto dispongo de un rato, me gusta fijarme en la belleza de los detalles e intentar capturarlos. Aqui expongo tres fotografías tomadas el pasado dia 3 de agosto en la preciosa ciudad de Albacete. Son simplemente detalles que a mi personalmente me parecen preciosos.

"STREET COLLAGE" - Un espacio para la pegada de carteles
se puede convertir en una preciosa obra de arte urbana.

"CATEDRAL" uno de los preciosos tesoros de Albacete.

"AQUA" - Fuente frente al Ayuntamiento de Albacete

jueves, 30 de junio de 2011

FOTOS FIESTAS DE SAN PEDRO DEL GRAO DE CASTELLÓN

Las fiestas de San Pedro del barrio marinero de la ciudad de Castellón, se centran principalmente en la figura del toro. En plena calle, se construye una improvisada plaza con barreras y casetas denominadas "cadafales" en donde las distintas peñas pueden asistir cómodamente a los festejos. Las exhibiciones taurinas son básicamente de dos clases. Por una parte, las de diferentes ganaderias, principalmente de la misma comunidad y provincia. Cada mañana se celebra un encierro por las calles del Grao que culmina en el recinto taurino, en donde una a una se van soltando las vaquillas y los toros que el ganadero con sumo esmero ha seleccionado para la ocasión. Los mozos, llamados "recortadores", juegan con ellos, les citan, les esquivan, en recortes muy ajustados. Por otra parte, se exhiben los toros que son adquiridas por las diferentes peñas en ganaderías de todo el territorio español. Las peñas pugnan por acercar a las fiestas los mejores ejemplares, de mejor presencia y más bravos. Éstos se sueltan cada tarde en lo que se denomina "la prueba" y en donde los emboladores observan al animal, su cornamenta, barvura, etc. Por la noche, el toro es atado por las astas a un pilón. En un instante los aficionados rodean al animal. El embolador coloca en la cornamenta del toro una estructura metalica con unas bolas de estopa en sus extremos que sujeta fuertemente. Seguidamente prenderán fuego a las bolas. La plaza queda vacía. El embolador se dispone a cortar la cuerda que sujeta al animal al pilón, mientras el "rabero" se agarra con fuerza al rabo del animal para cortar su huida. Una tradición siempre puesta en entredicho pero que se mantiene viva desde tiempo inmemorial.
Aqui dejo testimonio gráfico de la fiesta taurina del Grao de Castellón. 
"¿PIQUÉ?"
Un recortador hace un ajustado quiebro a la vaquilla

 "EMBOLADA"
Momento en que se prenden las bolas de estopa sujetas a la cornamenta del animal
"VAQUILLA"
Preciosa estampa de la vaquilla y de su sombra al atardecer.
"SOLTANDO LA BÉSTIA"
El embolador se dispone a cortar la cuerda que sujeta al animal al pilón, mientras el rabero se prepara para cortar la salida al animal.